LA ECONOMÍA DE LA ATENCIÓN - Coaching Azul
14157
post-template-default,single,single-post,postid-14157,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

LA ECONOMÍA DE LA ATENCIÓN

LA ECONOMÍA DE LA ATENCIÓN

22:20 28 noviembre in blog
2 Comments

En Coaching Azul hemos organizado un taller para el aprendizaje de TÉCNICAS de ATENCIÓN PLENA en colaboración con el Instituto Asturiano de Mindfulness que tendrá lugar en nuestra sede de Gijón el próximo sábado 15 de Diciembre de 10 a 13 horas.

 

Es un taller especialmente destinado a personas con necesidad de gestionar el estrés en cualquier ámbito, porque el estrés y la dispersión atencional son protagonistas  de la cotidianeidad del mundo occidental.

 

Nos embriagamos con la ausencia de la realidad en la que estamos y nos entregamos al grave déficit de atención visual, auditiva, sensitiva, olfativa o gustativa hacia el momento en un ritmo frenético. No bailamos con el momento, fantaseamos en nuestra cabecita con miles de necesidades, deseos, juicios, críticas, exigencias, miedos, ideas negativas, presiones y fantasías y de este modo nos perdemos todas las sensaciones de saborear el aquí y ahora con total entrega. La mente es adictiva al pasado y al futuro, es como si no estuviese conforme con lo que se celebra en cada momento. El ansia de tener lo que no tengo ahora, lo que no está ahora, lo que no siento ahora agita la actividad cognitiva y racional.

 

Pero es que esta dispersión intrínseca de la mente del ser humano moderno está aún más acentuada por la cultura “multitasking”, los chats del teléfono, así como las diversas y numerosa tácticas tecnológicas que se usan para “atrapar” nuestra atención.   Es lo que en el mundo empresarial digital se llama la “ECONOMÍA DE LA ATENCIÓN”.   Es decir, es la parte de la economía que gana muchísimo dinero con los clics, los like, las “views” o el tiempo que le dedicamos a las redes sociales, a sus anuncios o videos. Precisamente las más grandes compañías de Internet compiten denodada y tenazmente por NUESTRA ATENCIÓN, convirtiéndose el tesoro más preciado, pues la venden a empresas de publicidad y otros propagandistas, aparte de la concentración de poder que detentan.

Así que debemos recuperar la TITULARIDAD y el DOMINIO de nuestra ATENCIÓN por varia razones. En primer lugar por nuestra salud y bienestar, ya que está científicamente demostrado que perder la capacidad de CONCENTRARNOS en una sola cuestión de cada vez afecta a nuestra memoria y capacidad de retención. Muchos estudios sugieren que las redes sociales hacen más agresivos a los hombres jóvenes y a las mujeres jóvenes más depresivas. Y en segundo lugar porque somos objeto del aprovechamiento comercial de algunos y también de su manipulación en diversas cuestiones como las electorales, tendencias, gustos, etc.

 

Y ¿cómo podemos recuperar el ORO de nuestra ATENCIÓN? Pues he leído varios artículos sobre el tema y todos coinciden en diversas propuestas:

1.- Aprender a CONCENTRARNOS con ejercicios de ATENCION PLENA y PRESENCIA.

2.- Quitar las redes sociales de tu teléfono y hacerlas lo menos accesibles posibles para que no recurras continuamente a ellas. No quiere decir que prescindas de ellas, sino que las administres.

3.-Estructurar tu tiempo. El tiempo es tu vida y puedes organizarla estableciendo un planing para el día a día y también para los fines de semana.

4.- Para los momentos de caer en la tentación de la dispersión abriendo por ejemplo los mails o las redes como tic automático,  establece pequeños rituales como por ejemplo preparar un café o un té, leer el periódico, leer un libro, llamar a un amigo o familiar, ir a caminar o cerrar los ojos y respirar conscientemente…

Para terminar este post sobre la atención, transcribo una carta que me envió una gran amiga que es escritora y poeta:

 

“…

¿Qué es la atención?

La atención es mi presencia al fin y al cabo.

La atención es mi ser.

La atención es mi sentir.

La atención es mi día y mi luz.

La atención es mi bienestar.

La atención es la energía para que la intención de frutos.

La atención es casi siempre intuitiva.

La atención es la observadora que hay en mí.

La atención es volver a casa.

La atención en sentirme y reencontrarme.

La atención es la avisadora de oportunidades y también de peligros.

La atención diluye el miedo.

La atención es vivir plenamente.

La atención capta los rasgos sutiles, también los más bellos.

La atención es como un niño.

La atención es pura.

La atención es mi oportunidad para recuperar la calma.

La atención es reconciliación con la vida.

La atención es mi y es tu tesoro.

La atención es oro, lo que me da valor y me mantiene.

La atención es fuerza y poder.

La atención es un regalo.

La atención es el Pájaro azul de la Felicidad.

La atención es Amor.

No puedo permitir que roben, alteren, manipulen, secuestren, mancillen, prostituyan, dominen a su antojo mi atención.

Vivimos tiempos en los que nuestro mayor tesoro es el nuevo vellocino de oro para los piratas de las almas. Y no es tiempo de expolios. Es tiempo de sembrar lo nuevo, lo inesperado, lo asombrosamente gentil y sencillo como la Libertad y el Amor…”

 

Marta Antuña

 

2 Comments
  • Lolo Mántaras 19:43h, 30 noviembre Responder

    Espectacular Marta, es la primera vez de muchas ;o) que leo uno de tus artículos, gracias de corazón!!!!

    • Marta Antuña 17:29h, 04 diciembre Responder

      Muchas gracias por tu comentario Lolo. Un abrazo fuerte.

Deja un comentario