LAS CUALIDADES TAMBIÉN SON PARA EL VERANO - Coaching Azul
14113
post-template-default,single,single-post,postid-14113,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

LAS CUALIDADES TAMBIÉN SON PARA EL VERANO

LAS CUALIDADES TAMBIÉN SON PARA EL VERANO

19:01 30 julio in blog
0 Comments

Este post corresponde al mes que termina y también a agosto, porque como siempre, en ese periodo mensual no haré esta publicación que escribo periódicamente. Agosto es el tiempo en el que hago parón de todo lo que suelo realizar habitualmente. Y este no hacer ya me carga las pilas, aunque aventurarme con un viaje en esta época también es muy reparador. Intencionadamente no he elegido la palabra descanso, ocio, tiempo libre, porque de todo esto disfruto durante el resto del año.

En este post quiero hacer un resumen reflexivo sobre CUALIDADES PERSONALES. En concreto, sobre esas cualidades de las que he sabido más, sobre las que he aprendido más en este primera parte de 2018 gracias a mi trabajo en COACHING AZUL GLOBAL COACHING SOLUTIONS con personas. Ellas son mis maestras más cercanas.  Asumo que tengo que practicar más para parecerme a ellas. Así que hago unas propuestas. Ahí van:

 

  • CUALIDAD 1: AMABILIDAD Y GENTILEZA

 

 

Una cría de corzo a punto de pasar a ser adulto decidió ir a lo alto del pico Pienzu pues se sentí fuertemente atraído por subir allí. No imaginaba que el camino se encontraría un terrible maligno que cuidaba el inicio de la ruta hasta su objetivo. Cuando vio al demonio con los ojos rojos y echando humo por la nariz no se inmutó, ni se asustó y se limitó a pedir sonriendo: “No quiero molestarte, solo quiero pasar, por favor. Debo llegar hoy a la cumbre” sonriendo. Los ojos del corzo estaban repletos respeto y compasión hacia ese ser tan terrible. El maligno quedó desconcertado y ante la insistencia en amabilidad del corzo, su corazón ennegrecido y duro comenzó a ablandarse y dejó pasar al corzo para que siguiese su camino.

 

Propuesta: La gentileza y la amabilidad son como una tenue brisa de verano, caliente y acariciante. Intentar cambiar a los demás a la fuerza es violento y no funciona. Es verdad que a pesar de la amabilidad las personas pueden insistir en ser bordes, pero la amabilidad casi siempre nos beneficia aunque no lo veamos en el momento.

 

Este verano en vacaciones puedo ser una buena temporada para probar y experimentar con el trato AMABLE Y GENTIL hacia los demás…a pesar del cabreo que podemos sentir por los atascos, el calor o las esperas.

 

 

  • CUALIDAD 2: PACIENCIA

 

 

Las hormigas son capaces de llevar una pesada hoja en la espalda durante kilómetros y en África existe una especie que es capaz de devorar porciones enteras de densa mata que realiza con infinita paciencia. La Hormiga es siempre constructora y trabaja devotamente bajo las órdenes de la Reina para suplir las necesidades del hormiguero y almacenar alimento para el futuro. Las hormigas se destacan también por el auto-sacrificio y trabajan devotamente por el bien de todo el grupo, pero su verdadera fuente de poder es la paciencia.

 

Propuesta: Vivimos tiempos en los que no se valora la paciencia y lo curioso es que el trabajo paciente, la relación con las personas marcada por la paciencia siempre da buenos frutos. Ejercer la paciencia será más fácil si le añadimos confianza. PACIENCIA y CONFIANZA, RECOMPENSA segura. Quizás las esperas en el aeropuerto, en los restaurantes o en las colas para cualquier espectáculo en este verano pueden ser una invitación, en pequeño, para que ejercitemos la paciencia y estemos algo más entrenados cuando lleguen retos profesionales y relacionales tras el periodo vacaciones.

 

 

  • CUALIDAD 3: DISCRECIÓN

 

Las personas que son muy discretas suelen ser grandes observadores. Son además poderosos aliados, pues no solo guardan celosamente la información que reciben, sino que su sentido de observación están tan desarrollado y tan agudo que perciben más rápidamente que otras personas lo que viene, lo que puede suceder.

 

La discreción es positiva y necesaria sobre todo cuando:

 

1.- Tienes planes de futuro. Cuanto menos hables de ellos antes de que se realicen, menos debilidades y obstáculos se presentan.

2.- No necesitamos demostrarle a los demás cuestiones que solo tenemos que demostrarnos a nosotros mismos.

3.- Hablar de los demás y además hablar mal de los demás no nos favorece, pues incorporamos un hábito negativo que contagia nuestra forma de estar en el mundo también en negativo. Criticar negativamente a los demás retroalimenta nuestra negatividad.

 

Propuesta: En este verano también podemos practicar el no cotilleo dado que es una época en la que ponemos mucho más foco en las relaciones sociales: muchas cenas, verbenas, viajes, excursiones, etc.

 

 

  • CUALIDAD 4: LEALTAD

 

 

Cuando pregunto a otros por la lealtad, muchos me contestan que pocas personas les son leales…Y esto me invita a reflexionar sobre mi propia opinión sobre la lealtad que parece que también se enfoca en valorar la lealtad en los otros y no la mía hacia los demás. Así que necesito y necesitamos buenas preguntas para la reflexión:

 

1.- ¿Tenemos derecho todos a mantenernos fieles a nuestras verdades? O ¿solo nosotros y los demás no?

 

2.- ¿Fui yo quien juzgué con dureza y rechacé a un amigo/a que buscaba ser mi amigo fiel?

 

3.- ¿Las opiniones ajenas sobre una persona querida sabotearon mi sentimiento de respeto y cariño hacia ella o me mantuve leal a ese sentimiento que además es mío?

 

4.- ¿Me mantengo fiel a mis objetivos y a mi propósito de vida?

 

Propuesta: Así que ¡la fidelidad (como tema a reflexionar) también es para el verano!, aunque los tópicos digan que “infidelidades” son más frecuentes en esta época.

 

  • CUALIDAD 5: INOCENCIA

 

 

Esta cualidad es realmente es de las más difíciles, porque la inocencia es todo lo contrario a la imaginación negativa o a mal pensar. Y esto en un mundo tan atrofiado por el afán ganar, de enriquecerse, de dominar, de conseguir y lograr a costa de lo que sea…es realmente complicado. Son todos ellos verbos asociados con el MIEDO a los otros que percibimos como amenaza. Una amenaza asociada con el sentimiento atávico de sobrevivir. Si no existiese ese miedo, volveríamos a ser como niños que creen en lo más bonito, en muchos sueños,  en la belleza de las personas y de las relaciones.

 

Propuesta: recuperar el sentido lúdico y juguetón de la vida. Sí, sí, es cierto que hay cosas terribles, pero imagínate que recuperas segundos, minutos, horas y hasta días este verano sintiendo que juegas a disfrutar, divertirte, ser, sentir y estar como un niño sin más pretensiones ni preocupaciones.

 

GRACIAS a todos los que me leéis y os deseo una VERANO de calidad entrenando cualidades personales.  Puede ser un placentero juego.

No Comments

Deja un comentario